Assign modules on offcanvas module position to make them visible in the sidebar.

Loading Theme Customizer. Please wait...

El Dance de Fortanete. Jesus J. Villarroya Zaera. 2001 

  


Que cada palo aguante a.s.v. por Juan Antonio Usero
Artículo publicado en El Comarcal del Jiloca. Nº 76 el 26 de abril de 2002

Jesús J. Villarroya Zaera, fiel a esta tierra turolense y “a la semilla que de ella salió” (Pablo Serrano), ha recopilado El Dance de Fortanete en la acertada publicación que vio la luz con el apoyo de la Asociación Cultural Ontejas, el Gobierno de Aragón y el Servicio de Cultura de la Diputación de Teruel. Cabe decir en este momento que si las ayudas de estos servicios institucionales se prodigasen con más atención y frecuencia, abundarían en nuestro territorio físico e intelectual los trabajos altruistas de quienes disponen de tiempo y vocación para aflorar voces válidas, libros bien trazados y archivos orales que desaparecen sin dejar constancia a medida que fenecen los abuelos.

Así pues, de entrada, la recopilación de Jesús Villarroya, maestro en Calanda desde hace cuatro lustros, es una lección de principios y un cabal homenaje a la memoria histórica del tiempo y del espacio, que solo así existe. Es, pues, la aportación argumental que confirma una vez más que Teruel existe. A partir de aquí, comprendemos mejor la estructura religiosa y el funcionamiento de la fiesta en Fortanete, pueblo del Alto Maestrazgo que a principios del siglo XX desarrollaba una gran actividad manufacturera textil, y contaba con 1.500 habitantes. Este libro nos ayuda a comprender que, aun cuando el Dance ya no se representa desde hace cien años, puede ser reactivado si los fortanetinos se lo proponen como nexo de unión con el pasado.

De pronto, se nos revela como pieza esencial de carácter literario, digna de ser analizada, y eso es lo que hace el autor dentro de la función de su magisterio, que, en este caso, no se circunscribe solo a la escuela primaria. El autor, piensa como Climenceau, que la gran tarea de esta vida consiste en vivir entre los hombres. Es más, su condición de escritor, atento a captar las metamorfosis humanas, y en su actitud notarial ante unos manuscritos del Dance que llegan a sus manos, se plantea reinsertar las vivencias de cien años atrás entre los fortanetinos, más ausentes que presentes, del siglo XXI.

Ahí queda el reto, rehacer el Dance, volver a representarlo, dice el autor en el prólogo, además de citar a cuantos han colaborado con él en la recomposición del desván roto y casi olvidado, pues esto es lo que son los pocos papeles volanderos en el desván de los recuerdos. Primero, circularon como Dichos de Basilio “el Perlo”, que no sabía leer, de dos danzantes célebres: el tío Violín y el tío Millán, el tío Tano, portador del estandarte mayor, el tío Julio y el tío Benigno, campesinos y pastores de morro fino por el hilo de la bota de vino, y de agudeza y magencia, para decir el verso bailar la danza, pueblo ingenuo y confiado que practicaba su libertad de expresión al granizar ironías contra jefes y ricos, vagos y fantasiosos. De esta guisa: “No te pongas imposible/que con la electricidad/ pueden venir a este pueblo/ los barcos y mucho más”.

Primero los dichos, siempre los dichos, en Fortanete, en Calamocha por San Roque y en Mas de las Matas por la mojiganga. Los dichos, motadas, matracadas, la copla satírica popular que se dice en las procesiones, a la vera del Santo protector, en el silencio expectante de gaita, tamboril y romeros, cuando un hombre o una mujer se arrancan para decir lo que piensan sin morderse la lengua. Y, después, el libro.

Juan Antonio Usero fue finalista del Premio Planeta en el año 1962 con la novela El pozo de los monos. Nació en 1932 en El Pedregal (Guadalajara), siendo muy niño su familia se trasladó a Bello, en la comarca de Calamocha. Estudió bachiller en Teruel y Derecho en Zaragoza. Durante varios años vivió en Barcelona.</

Back to top button